Portada » Archivo de Abejas de Chile

Autor: Abejas de Chile

Una visita de 12 años

Una investigación seria en torno a las abejas silvestres requiere de tiempo, paciencia y dedicación para obtener datos y sacar conclusiones. Este estilo es parte de la metodología que Pablo Vial utiliza, lo cual le ha llevado durante doce años a monitorear los mismos puntos, uno de estos, en una distante quebrada y zona en muy buen estado de conservación, donde se encuentran los remanentes del bosque primario (menos del 1%). Entre estas especies está la Diphaglossa gayi, probablemente ya en unos años en su límite geográfico, más septentrional, también, entre otras especies, el cada día más escaso Bombus dahlbomii, especie con la cual el observador común se tiende a confundir.

Las actuales condiciones de sequía y cambio climático están configurando un nuevo cuadro en el que la evidencia sobre estas especies muestra que van desapareciendo de estos lugares.

Diversas medidas de conservación y mitigación del impacto del ser humano se vuelven cada vez más necesarias. No nos aburriremos de insistir como Fundación Abejas de Chile en este importantísimo punto.

Lo que se aprecia en estas imágenes son unos machos Diphaglossa gayi intentando copular, mientras la hembra forrajea una Vicia magnifolia, uno de sus principales recursos en la zona central de Chile. Esta podría ser una de las poblaciones más septentrionales al día de hoy. Hasta el año 2018 aún presentes en Altos de Chicauma (RM).

Antiguamente, poblaciones de esta especie eran observadas desde Coquimbo a Chiloé, pero actualmente se han desplazado cada vez más a zonas meridionales, producto de la degradación de su hábitat.

Nativas, solitarias e incansables trabajadoras

Uno de los grandes mitos, con los que convivimos en Chile y en torno a las abejas, es que viven agrupadas en grandes cantidades en colmenas y produciendo miel. Un paradigma popular que nace de la proyección que tenemos del comportamiento de la Apis mellifera, abeja europea introducida en el país y que ha sido modeladora y masificadora de esta imagen. La realidad, sin embargo, es que las abejas nativas de Chile son mayormente solitarias y no producen miel. Su imagen y morfología también dista bastante de las abejas que generalmente vemos en representaciones de los medios.


Las abejas silvestres se distribuyen por todo el país y conviven en diferentes ecosistemas, generalmente frágiles, nidificando, por ejemplo, en el suelo, rocas, troncos y otros.
Este rasgo solitario de las abejas nativas se manifiesta en que realizan todas las labores de subsistencia por sí mismas, es decir, confeccionan el nido y sus galerías completamente, recolectan alimento (polen, néctar y aceite) que guardan en celdillas construidas de distintos materiales orgánicos y donde también depositan sus huevos.


Este ciclo completo culmina con la muerte de la abeja, pero dando inicio a un nuevo círculo de vida a través de su descendencia.

El Pase Verde que Chile necesita

Ya se fue el invierno y comienza la época en donde mucha gente sale a disfrutar de la vida al aire libre. Junto con esto, también hacen su aparición los incendios forestales, los microbasurales, accidentes, extraviados en reservas y parques nacionales, por ejemplo. Todas estas situaciones son el resultado de una precaria cultura de montaña y mar que tenemos hoy en Chile. Estos eventos, además, degradan rápida e intensamente nuestro patrimonio natural y servicios ecosistémicos, particularmente muchas zonas en donde habitan y se desarrollan nuestras abejas silvestres.

 

¿Qué necesitamos?

Requerimos un proyecto – país – de educación para el adecuado manejo de los visitantes a áreas naturales. Debemos apuntar a tener un impecable comportamiento en estas zonas para no dejar rastro, además del conocimiento y correcto manejo en zonas montañosas, mar, bosques, desierto y otros.

 

¿Cómo lo hacemos y qué proponemos?

Uno de los incentivos para capacitarse íntegramente y obtener el Pase Verde, serían descuentos en Áreas del SNASPE (Parques y Reservas Nacionales) y Áreas Protegidas Privadas, con sus respectivos permisos y/o facilidades de ingreso a personas acreditadas.

 

Actualmente esta iniciativa cuenta con el respaldo de municipalidades y de la Agrupación de Guardaparques de Áreas Silvestres Protegidas Privadas de Chile (AGASPP).

 

Extracto:

“La intensa degradación de las áreas naturales por parte de campistas, excursionistas y turistas que visitan el SNASPE, APP y áreas silvestres no protegidas, tomando como antecedente los incuantificables daños de dichas áreas por parte de los visitantes, acciones que van desde el pésimo manejo de basura (dispersan, entierran, queman), fuego (incendios, ramas y nichos de especies), contaminación de suelos y esteros (detergentes, pilas y otros), graffitis, corta de flora, caza y captura de fauna, heces, saqueo de sitios arqueológicos, hace urgente enseñar íntegramente, capacitar y acreditar a todo quienes visiten estas áreas de forma regular. A través de las respectivas municipalidades se realizan cursos integrados divididos en categorías (1 y 2) donde la mayor categoría permita incluso apoyar en labores de fiscalización (Ad honorem) en el lugar (caza, pesca, basura). Una vez cursado y aprobado este examen, se entrega el Pase Verde, el que además otorga descuentos en unidades del SNASPE, punto esencial como incentivo para su obtención, junto la facilidad de ingresar a predios privados.”

No olvidemos, además, que nuestros servicios ecosistémicos están comprometidos, en cantidad y calidad del agua, por ejemplo, polinizadores nativos, ciclo de nutrientes, reguladores térmicos, biodiversidad y otros. Necesitamos un ordenamiento y planificación territorial, profesionalizar a los Guardaparques y, a la vez, aumentar sus facultades y educar íntegramente a la ciudadanía.

Implementación de tecnología 

Para simplificar las labores de registro en Áreas Protegidas, el Pase Verde puede integrar un chip con los datos básicos (nombre, RUT, fecha nacimiento) permitiendo así registrarse fácilmente, tanto al ingreso como en la salida de la unidad. 

 

Importante reforzar que, anualmente, son millones de dólares lo que la degradación de los ecosistemas y servicios ambientales cuesta al Estado y personas. 

 

El Pase Verde es una inversión con incuantificables retornos ambientales y la seguridad de las personas. ¡Vamos que se puede!

 

Diario La Hora

Dos especies de abejorros europeos, entre ellos el de cola peluda (bombus terrestris) fue introducido en Chile en los años 90 para ayudar a la polinización. “Nuestro abejorro se encuentra desde la región de Coquimbo hasta la de Magallanes. Son excelentes polinizadores de tomates y arándanos, y son capaces de trabajar a temperaturas muy bajas.”

Revista Paula 7/07/2019

ReCultivando plantas y procurando su floración ayudamos a la preservación de estos insectos. Hacerlo sin químicos es una de las claves. Y si se cuenta con un jardín, también es bueno dejar lugares ‘intocables’ para que las abejas puedan encontrar dónde hacer sus nidos; la mayoría de las especies son solitarias y anidan en el suelo, dice Pablo Vial, de la agrupación Abejas de Chile.

Ayuda mutua Según datos de la agrupación Abejas de Chile, a la fecha se han descrito más de 440 especies nativas de estos insectos, la mayoría endémicas. Se trata de variedades que han evolucionado para obtener polen, néctar y aceites de plantas nativas. Por eso, al cultivar aquellas de la respectiva zona se ayuda a atraer y volver a establecer tipos de abejas.

En la Región Metropolitana, por ejemplo, ayudan ortigas, culén, maitén, algarrobo y chaguales.”

Ver Artículo